Las razones de por qué el juego puede mejorar la educación en Chile

 

Educar en un mundo cambiante requiere de metodologías activas que permitan darle protagonismo y motivar a los estudiantes. Estamos convencidos que promover el juego como una manera eficaz de motivar al alumno a ser partícipe de sus experiencias de aprendizaje, es estar a la altura de las necesidades y desafíos de la educación en pleno siglo XXI.

Sin ir más lejos, a través de una investigación titulada “Juego guiado y educación parvularia: Propuestas para una mejor calidad de la educación inicial” del año 2018 y que se desarrolló en el Concurso de Políticas Públicas UC, un grupo de investigadores buscó promover el juego guiado para mejorar la educación inicial, puesto que tiene, según esta publicación, mayor impacto en el aprendizaje de contenidos de matemáticas y lenguaje.

Según esta investigación, el juego se ocupa muy poco en el aula y cuando se ocupa en su mayoría es iniciado y dirigido por las educadoras, dándole muy poca autonomía a los niños. A partir de eso, los académicos diseñaron un  programa piloto de desarrollo profesional de educadoras de párvulo para promover el uso del juego guiado.

En ese sentido, Valeska Grau, psicóloga de la Pontificia Universidad Católica, explica que, “en el juego guiado, que es propuesto por el adulto, pero guiado por el niño, es el adulto quien le da cierta intencionalidad al juego a través de proveer guías, pero no tan directivo. Entonces, ahí en el juego guiado uno de los ejemplos es la metodología de rincones que se ocupa mucho en la educación parvulario y en donde cada niño puede elegir un rincón donde jugar, pero cada rincón tiene un objetivo instruccional. El niño puedo hacer lo que quiera, pero los materiales te proveen ciertas habilidades”.

El juego tiene bastante potencial en el desarrollo de habilidades sociales, un ejemplo claro de ello es el juego socio dramático, en donde los niños pueden ensayar formas de resolver problemas y de solucionar conflictos.

Además, el alumno es protagonista de su propio proceso de aprendizaje ofreciéndole un papel activo. Sin ir más lejos, en escuelas donde existe una gran cantidad de alumnos inmigrantes el juego fomenta la integración y genera comunidad.

Los marcos de acciones posibles dentro de un juego están prestablecidos, y el hecho de compartir esa experiencia invita también a la participación y la participación, como lo hemos dicho en oportunidades anteriores, es una máquina de aprendizaje.

Para finalizar, Elige Educar, realizó un artículo en donde señala 15 razones para implementar el juego en la escuela como estrategias de enseñanza-aprendizaje. Acá te dejamos algunas de ellas:

  • Una opción inteligente

Los enfoques tradicionales de formación consideran sólo la inteligencia analítica y el pensamiento convergente, mientras que el aprendizaje a través de juegos y simulaciones toma en cuenta también la inteligencia práctica y el pensamiento divergente.

  • Integran y valoran la diversidad dentro de un grupo

Jugar es un método que se adapta a las diferencias entre los participantes, especialmente a sus diferencias de ritmos y estilos de aprendizaje.

  • Promueven las ventajas del aprendizaje activo

La investigación actual sugiere que cualquier cosa que se puede -y se debe- enseñar, es recomendable hacerlo a través de métodos que requieran necesariamente un involucramiento activo de los estudiantes para que ellos descubran el sentido que tiene aprender eso.

  • Facilitan la participación de estudiantes introvertidos

Los juegos permiten a todos los alumnos integrarse e involucrarse al poder participar en grupos pequeños que evitan el verse expuestos frente a todo el curso, a diferencia de los sistemas tradicionales que, en definitiva, sólo se concentran en aquellos estudiantes con más personalidad o seguros de sí mismos para participar.

  • Vinculan la educación con el entretenimiento

Hoy más que nunca los estudiantes quieren pasarlo bien y tener una experiencia gratificante mientras aprende nuevas habilidades y conocimientos.

  • Fomentan la enseñanza entre pares y el aprendizaje colaborativo

Una estrategia probada para un aprendizaje eficaz es alentar a los participantes a aprender unos de otros, es decir, potenciar el aprendizaje colaborativo entre pares.

  • Ayudan a aprovechar el tiempo libre

Un juego es una alternativa eficaz para modelar las conductas de los estudiantes hacia la práctica de dinámicas activas en reemplazo de acciones pasivas como ver televisión o jugar videojuegos, lo que conlleva una serie de ventajas como mejorar la salud física, mental y social del jugador.