All for Joomla All for Webmasters

Seguir jugando para seguir aprendiendo

 

 

Se acerca, a pasos agigantados, la vuelta a clases y bien sabemos que regresar a la rutina y a los horarios es algo que puede traer consecuencias psicológicas y físicas, siempre leves y pasajeras, tanto para niños, adolescentes y adultos. Es por ello, que en este artículo hablaremos de lo importante que es aprovechar este periodo para jugar y volver a clases jugando.

En primer lugar, la comunicación es clave en este período, cabe destacar que es durante las vacaciones en donde los niños están más con sus padres, familias y amigos, es aquí donde el niño busca generar la confianza necesaria para poder desarrollar otro tipo de actividades. Los padres juegan un rol fundamental en la confianza y motivación que pueden adquirir los niños para realizar otro tipo de acciones.

En segundo lugar, es importante compartir juegos de mesa o roles, dependiendo de la edad del niño, ya que estos demandan una gran cantidad de atención y concentración a la hora de realizarse. Es muy necesario nunca dejar de jugar, ya que a medida que vamos jugando, vamos también aprendiendo nuevas reglas y mecanismos propios de la cotidianidad de la vida.

En esa misma línea, el juego toma un rol fundamental a la hora practicarlo, de manera frecuente, en este período de vacaciones, puesto que genera lazos, comunidad y también seguimos desarrollando el aprendizaje.

Para Pablo Rupin, sociólogo y doctor en ciencias de la educación, es importante el juego, puesto que “tiene una potencialidad de aprendizaje (…) como muchas otras actividades humanas, yo veo una gran potencialidad de aprendizaje y por qué, porque el juego es una máquina de hacer participar a la gente y la participación es un elemento clave en el aprendizaje. Y ahí depende como entendemos el aprendizaje y nuevamente hay muchas maneras de entenderlo, yo sigo las corrientes del aprendizaje situado o por experiencia, aprender significa participar en grupos humanos que comparten determinadas prácticas”.

Además, como mencionábamos en un artículo anterior,  hay juegos que estimulan la participación, contribuyen al entendimiento de normas y reglas, ayudan en la concentración, mejoran las habilidades sociales y facilitan la capacidad de asociación, entre otros. Estos juegos son muy recomendados para trabajar la concentración en este periodo y llegar de mejor manera a la vuelta a clases.

Es importante destacar que los niños son los protagonistas fundamentales del juego y siempre debemos facilitar un ambiente tranquilo, acogedor y seguro para que estos puedan desarrollar sus actividades. Además, debemos utilizar un lenguaje sencillo y claro, pero jamás infantil y, al mismo tiempo,  dejar que el niño actúe de forma independiente para que vaya adquiriendo autonomía, a medida que su edad y sus capacidades lo permitan.

Finalmente, Pablo Rupin, señala que es importante “sentarse, observar, grabar el juego y preguntarse qué hice bien en qué fui autoritario, en qué dejé que el niño produjera, expandiera uso de alternativas, de propaganda y atreverse en otros tipos de juego”.