All for Joomla All for Webmasters

8 consejos para que los niños desarrollen su creatividad  

Pareciera ser que el aburrimiento en los niños es algo malo, perjudicial para el aprendizaje y, muchas veces, los adultos tienden  a considerarlo como un problema. Sin embargo, el aburrimiento pone en marcha la imaginación y la creatividad. Es importante considerar el aburrimiento en las actividades en donde los niños participan, ya que es el preámbulo del juego y la reflexión. Muchas veces los padres no son conscientes de la importancia del aburrimiento a la hora de descubrir qué quieren o qué les interesa a los niños y jóvenes.

Daniel Barría, Director Ejecutivo del Observatorio Del Juego, señala que, “a nivel neurológico y cognitivo, el aburrimiento va a gatillar distintos tipos de cosas, además se generan ciertos lapsos de descanso mental, que generan otro tipo de conexión, otro estado emocional que es relevante para que los niños y jóvenes puedan descubrir qué les gusta hacer”.

Es por ello, que hay que considerar la importancia del aburrimiento, ya que contiene el potencial de la reflexión y, además, puede ser un gran estímulo para la creatividad. Al mismo tiempo, permite imaginar juegos, exteriorizar el mundo que los niños llevan dentro y pensar soluciones y alternativas para los conflictos o dudas que los pudiesen aquejar.

Finalmente, es primordial destacar y dejar en claro que no es necesario comprar cualquier tipo de juguetes, libros didácticos o películas de animación para que el niño esté entretenido. Lo que más se necesita es un buen desarrollo del juego, como bien señala el programa Chile Crece Contigo, para potenciar y desarrollarse de mejor manera frente a la cotidianidad y, además, de un correcto acompañamiento de sus cuidadores.

Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, les dejamos una pequeña guía para fomentar contextos lúdicos y de aprendizajes en los cuales los niños potencien su creatividad.

  • Proporcionarles un espacio de juego para dar rienda suelta a su imaginación
  • Facilitarles el movimiento, para que puedan explorar su entorno como base para aprendizajes posteriores.
  • Confiar más en los niños. Dejarles actuar para que aprendan de sus errores.
  • Fomentar la lectura y la creación de sus propias historias.
  • Tener en cuenta la opinión del niño, no burlarse de sus ideas. Escucharlo y orientarlo.
  • Enseñarle a defender sus ideas. Eso facilitará que se sientan más seguros de sí mismo y fomentará el esfuerzo personal.
  • Dejan que te hagan preguntas para satisfacer su curiosidad y aprender cosas nuevas.
  • Mostrar interés en las iniciativas que desarrollen.

Related Posts