El Observatorio y TECHO celebraron el cierre de año del programa “Techo para aprender”

“Los niños van a jugar, a entretenerse y aprender. El desarrollo de las gestoras (vecinas que implementan las ludotecas) ha sido una parte fundamental del proyecto”, contó Nicolás Morales, integrante del Observatorio y encargado del acompañamiento en terreno del programa.

Ayer, nuestra institución –en colaboración con Techo– desarrolló entretenidos torneos de los juegos “La Isla Prohibida” y “Doctor Eureka”. ¿La idea? Que las niñas y niños de los tres campamentos en el que está presente el programa se divirtieran en el cierre de este 2018.

Juegos y aprendizajes. Dos conceptos que seguramente las niñas y niños de los campamentos Ribera Sur Colina, Ribera Sur Buin y Santa Teresa San Bernardo han interiorizado en sus vidas, y seguramente también, en el de sus familias.

Y es que en la mañana de ayer se celebró el cierre de año del programa “Techo para Aprender”, en el cual nuestra institución trabaja junto a Techo con el fin de desarrollar en los niños el interés por aprender a través de los juegos de las ludotecas.

La actividad se llevó a cabo en el Parque Antawaya, en Las Condes, y participaron niños de entre 4 hasta 16 años. También asistieron apoderados y las gestoras, que son parte fundamental del proyecto, pues son ellas las vecinas encargadas de implementar las sesiones educativas a través de las ludotecas.

La instancia sirvió para que los distintos centros compartieran de una entretenida tarde de juegos, pero también para que las niñas y niños demostraran lo aprendido durante el año.

“Los niños van a jugar, a entretenerse y aprender. El desarrollo de las gestoras (vecinas que implementan las ludotecas) ha sido una parte fundamental del proyecto. Se la han jugado en enseñar los juegos y mediar las actividades de los niños, y se han preocupado de guiar y apropiarse de la actividad misma. Entonces, ha habido un desarrollo tanto de los niños, como de las gestoras, y de seguir el proyecto se pueden hacer cosas buenas e interesantes en esos contextos”, señaló Nicolás Morales, integrante del área de Proyectos del Observatorio del Juego y encargado del acompañamiento en terreno del programa.