All for Joomla All for Webmasters

2019 sin repitencia automática: ¿Cuáles son los beneficios de esta nueva ley?

“Las intervenciones inciden habitualmente en mejorar aquello que a los alumnos no se les da bien, aquello que les produce rechazo y con lo que no disfrutan, frustrando así a gran parte del alumnado y sus familias”, asegura Núria Guzmán en su texto “Neuroeducación y juegos de mesa”.

A principios de este año, el Ministerio de Educación dictó a través de un decreto la eliminación de la repitencia automática en todos los colegios de Chile a partir de 2019, generando un cambio relevante para los estudiantes. Pero ¿qué se busca con esta medida?

“De acuerdo a la evidencia, se indica que la repitencia suele tener más efectos negativos que positivos, tanto para el desarrollo como para el aprendizaje de los estudiantes, afectando aspectos socioemocionales y aumentando las probabilidades de ausentismo y deserción”, señala el Mineduc en su sitio web.

El sistema actual se caracteriza en que si un alumno(a) no cumple las exigencias de asistencia o de rendimiento escolar, debe realizar nuevamente el curso. Desde el próximo año, si un estudiante está en situación de repetir, pasará al Consejo Docente de su establecimiento el que se evaluará la mejor manera de acompañar al alumno y que verá en la repitencia una medida excepcional.

Con esto el sistema educacional da un pequeño vuelco hacia la preocupación por potenciar las habilidades de los estudiantes, centrándose en su desarrollo, en su confianza y las experiencias individuales, dejando atrás la repitencia como “método de castigo”.

Principios que compartimos

El Observatorio basa su trabajo en el desarrollo de cada estudiante centrado en sus habilidades y potencialidades, creando entornos motivadores que provoquen en los alumnos el deseo de aprender. Educar a través del castigo genera principalmente rechazo.

De hecho, que un estudiante se equivoque o fracase, se considera como parte fundamental del proceso de aprendizaje. Por eso, los juegos de mesa son excelentes herramientas para potenciar la enseñanza, ya que aportan todos los elementos mencionados anteriormente.

“Dentro del espacio del juego, el error se significa de otra manera. Se convierte en una posibilidad de mejora, funcionando como retroalimentación para seguir avanzando en la meta de lograr mi (o nuestro) objetivo”, reflexiona Álvaro Farfán, encargado de Operaciones del Observatorio del Juego.

El trabajo socioemocional es otro de los aspectos importantes para el Observatorio. Aprender a conocer sus propias emociones, trabajar con la frustración y desarrollar objetivos colectivos, aportarán al desarrollo integral de un estudiante.

“Las intervenciones inciden habitualmente en mejorar aquello que a los alumnos no se les da bien, aquello que les produce rechazo y con lo que no disfrutan, frustrando así a gran parte del alumnado y sus familias”, asegura Núria Guzmán en su texto “Neuroeducación y juegos de mesa”.

Luego de esta decisión del Mineduc, el objetivo debe estar puesto en trabajar en profundidad los aspectos positivos de los estudiantes. En otras palabras -y según la mirada de Guzmán-, esto sería: dejar de centrarnos en las debilidades para potenciar las fortalezas.

.