Cómo nuestras ludotecas están llegando a los colegios más vulnerables

“Trabajar en mejorar la convivencia se ha vuelto urgente, sobre todo tras conocerse en 2017 un informe de la CEPAL sobre violencia escolar en Latinoamércia: de toda la región, Chile es el país al que más afecta la violencia en el rendimiento escolar de los estudiantes”.

Con los escasos recursos económicos que cuentan la mayoría de colegios de Chile, optar por métodos innovadores pareciera ser una misión imposible. ¿En qué invertir el dinero?, es una pregunta que arrincona a directores y sostenedores de escuelas municipales y subvencionadas.

Sin embargo, el Estado ideó un sistema de financiamiento para este tipo de problemas: la ley Subvención Escolar Preferencial (SEP).

Según la descripción del Ministerio de Educación, esta ley fue creada para “mejorar la equidad y calidad educativa”. El sostenedor del colegio firma un convenio en el cual se compromete a destinar estos “recursos adicionales” a la implementación de un Plan de Mejoramiento Educativo, que contenga “acciones de apoyo técnico-pedagógico para mejorar el rendimiento escolar de los estudiantes con bajo rendimiento académicos”, con principal énfasis en alumnos que cuya condición socioeconómica pueda afectar en su rendimiento.

En otras palabras, el Estado le exige a los establecimientos a los que entrega los recursos, que inviertan en material didáctico, capacitaciones y métodos que potencien la educación de sus estudiantes.

¿Quiénes pueden obtener estos recursos? Todos los establecimientos municipales y particulares subvencionados que se rijan por la Ley de Subvenciones. Cerca del 85% de los colegios que cumplen con las condiciones ya están integrados a la ley SEP.

Colegios SEP eligen al ODJ

Los métodos innovadores cada vez se implementan de mejor manera en escuelas municipales y particulares subvencionadas. De misión imposible están pasando a ser una realidad.

Así lo ha visto el Observatorio del Juego en estos últimos dos años, ya que más de cuarenta establecimientos con aportes SEP han adquirido las ludotecas de nuestra organización a través de este financiamiento.

De esta forma, los colegios con índices de mayor vulnerabilidad se han convertido en los más interesados en usar el juego como estrategia de aprendizaje, cumpliendo, a la vez, con lo exigido por el Ministerio de Educación.

Pero, ¿por qué nuestras ludotecas?

Los establecimientos están  trabajando fuertemente en el mejoramiento de la convivencia escolar y para ello usan los juegos como la piedra angular de sus estrategias. Las ludotecas potencian el trabajo en equipo, la igualdad, el pensamiento lógico, el respecto, la paciencia, la tolerancia al fracaso, entre tantas otras habilidades.

Trabajar en mejorar la convivencia se ha vuelto urgente, sobre todo tras conocerse en 2017 un informe de la CEPAL sobre violencia escolar en Latinoamércia: de toda la región, Chile es el país al que más afecta la violencia en el rendimiento escolar de los estudiantes.

Si bien nuestro país no está entre los más violentos, la relación de violencia y rendimiento es la más alta y notoria, porque las instituciones son incapaces de establecer normas de convivencia y hacerlas respetar.

“Teniendo en mente la gran cantidad de otros recursos para el trabajo en convivencia escolar que existen, las ludotecas son una apuesta por la promoción de las habilidades que favorecen y desarrollan la práctica de una convivencia escolar positiva pensada desde una visión niñocréntrica”, recalca Álvaro Farfán, Encargado del Área de Operaciones del Observatorio.

Según la experiencia que han tenido los colegios que trabajan con el Observatorio, las ludotecas han ayudado a solucionar conflictos entre pares, trabajar la empatía entre estudiantes y a ser una herramienta que facilita conversaciones sobre problemas personales.